¿Qué es un Esguince o Torcedura?

Clic para Agrandar

Clic para Agrandar

Un Esguince o Torcedura es una lesión de los ligamentos, son fibras que brindan soporte a las articulaciones, las cuales se extienden de un hueso a otro. Estas lesiones se ocasionadas por distensión, estiramiento excesivo, torsión o rasgadura. Se acompaña de hematoma (moretón) e inflamación y bastante dolor que impide continuar moviendo la parte lesionada.
Se clasifican de acuerdo a su gravedad y sintomatología clínica, en 3 tipos:

– Grado I: corresponde a lesiones que no incluyen rotura ni arrancamiento (del ligamento respecto del hueso). En el examen físico se observa inflamación y dolor de intensidad variable, no se observa incapacidad para realizar movimientos. En caso de presentarse un moretón será de tonalidades rosas a rojizas.
– Grado II: se caracterizan por la rotura parcial o total de los ligamentos. Presenta movimientos anormalmente amplios de la articulación, y dolor muy intenso, así como la presencia de hematomas de color violáceo. Generalmente la recuperación es total, aunque requiere de mayores tiempos de tratamiento, pero pueden llegar a dejar secuelas de leves a moderadas.
– Grado III: rotura total del ligamento con arrancamiento óseo (tratamiento quirúrgico). La rotura de varios ligamentos puede causar una luxación si se pierde completamente la congruencia articular. La radiografía es indispensable para detectar las características de la lesión ósea. Casi siempre dejan secuelas de moderadas a graves (dolores persistentes, rigidez, inestabilidad y fragilidad de la articulación).

Tratamiento

Dependerá del grado de la lesión, el cual va desde medidas generales hasta inmovilización con férulas hasta el tratamiento quirúrgico.

Descanso/Reposo: La lesión debe permanecer inmóvil y no se debe aplicar fuerza adicional en el sitio del esguince: por ejemplo, en el caso de un esguince de tobillo, se debe evitar el caminar.
Hielo/Calor local: Se debe aplicar hielo inmediatamente en el esguince para reducir el dolor e hinchazón producidos por la lesión. Puede ser aplicado durante 10-15 minutos (una aplicación más prolongada puede agravar la lesión en lugar de curarla), de 3 a 4 veces al día. El hielo puede combinarse con un vendaje para proporcionar soporte al miembro afectado. Posterior a la aplicación de hielo, se colocaran compresas de tibias a calientes, para favorecer la relajación de los músculos.
Compresión: Es necesario usar apósitos, vendajes u otro tipo de envolturas para inmovilizar la lesión y brindar soporte. Cuando se hace el vendaje de un esguince, debe aplicarse más presión en la parte más distal de la lesión y disminuirla en dirección del corazón; esto permite que parte de los fluidos de la herida sean dirigidos hacia el torrente sanguíneo y se reciclen. En ningún caso la compresión deberá cortar o comprimir drásticamente la circulación del miembro comprometido (riesgo de gangrena)
Elevación: Mantener elevado el miembro afectado por un esguince (en relación con el resto del cuerpo) permitirá minimizar aún más la hinchazón y ayudará a disminuir los moretones.

A su vez, el medico podrá prescribir analgésicos de ser necesarios o recomendar una férula proteger la articulación afectada.
Los esguinces pueden ser tratados conjuntamente con acupuntura y masaje de la región, ayudando a acortar los periodos de incapacidad y la administración de analgésicos, al favorecer el proceso de regeneración de los tejidos.

– Descanso/Reposo: La lesión debe permanecer inmóvil y no se debe aplicar fuerza adicional en el sitio del esguince: por ejemplo, en el caso de un esguince de tobillo, se debe evitar el caminar.

– Hielo/Calor local: Se debe aplicar hielo inmediatamente en el esguince para reducir el dolor e hinchazón producidos por la lesión. Puede ser aplicado durante 10-15 minutos (una aplicación más prolongada puede agravar la lesión en lugar de curarla), de 3 a 4 veces al día. El hielo puede combinarse con un vendaje para proporcionar soporte al miembro afectado. Posterior a la aplicación de hielo, se colocaran compresas de tibias a calientes, para favorecer la relajacion de los musculos.
– Compresión: Es necesario usar apósitos, vendajes u otro tipo de envolturas para inmovilizar la lesión y brindar soporte. Cuando se hace el vendaje de un esguince, debe aplicarse más presión en la parte más distal de la lesión y disminuirla en dirección del corazón; esto permite que parte de los fluidos de la herida sean dirigidos hacia el torrente sanguíneo y se reciclen. En ningún caso la compresión deberá cortar o comprimir drásticamente la circulación del miembro comprometido (riesgo de gangrena)

– Elevación: Mantener elevado el miembro afectado por un esguince (en relación con el resto del cuerpo) permitirá minimizar aún más la hinchazón y ayudará a disminuir los moretones.

A su vez, el medico podra prescribir analgesicos de ser necesarios o recomendar una ferula proteger la articulación afectada.
Los esguinces pueden ser tratados conjuntamente con acupuntura y masaje de la región, ayudando a acortar los periodos de incapacidad y la administración de analgesicos, al favorecer el proceso de regeneración de los tejidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *