Migraña

Clic para Agrandar

Clic para Agrandar

Es un tipo común de dolor de cabeza que puede ocurrir con síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz. En muchas personas, se siente un dolor pulsátil e intenso únicamente en un lado de la cabeza.

Algunas personas que padecen migrañas tienen síntomas de advertencia, llamados aura, antes de que comience el verdadero dolor de cabeza. Un aura es un grupo de síntomas, que incluyen alteraciones en la visión, que son un signo de advertencia de que se va a presentar un dolor de cabeza terrible.

Causas

Las jaquecas tienden a aparecer primero entre los 10 y los 45 años. Algunas veces, pueden empezar posteriormente en la vida.
Las migrañas se presentan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres.
Algunas mujeres, pero no todas, pueden sufrir menos migrañas cuando están en embarazo.

Una migraña es causada por actividad cerebral anormal, lo cual se puede desencadenar por muchos factores; sin embargo, la cadena exacta de eventos sigue sin aclararse. En la actualidad, la mayoría de los expertos médicos cree que el ataque realmente comienza en el cerebro e involucra varias vías nerviosas y químicos. Los cambios afectan el flujo sanguíneo en el cerebro y tejidos circundantes.

El alcohol, el estrés y la ansiedad, ciertos olores o perfumes, los ruidos fuertes o las luces brillantes y el tabaquismo pueden desencadenar una migraña. Los ataques de migraña también pueden desencadenarse por:

Abstinencia de cafeína
Cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual de las mujeres o con el uso de píldoras anticonceptivas
Cambios en los patrones del sueño
Ejercicio u otro estrés físico
Pasar por alto comidas
Fumar o exposición al humo
Ciertos alimentos pueden desencadenar migrañas. Los más comunes son:

Cualquier alimento procesado, fermentado, adobado o marinado, al igual que los alimentos que contengan glutamato monosódico (GMS).
Productos horneados, chocolate, nueces, mantequilla de maní y productos lácteos.
Alimentos que contengan tiramina como el vino rojo, el queso curado, el pescado ahumado, los hígados de pollo, los higos, algunas legumbres.
Frutas (aguacate, banano, frutos cítricos).
Carnes que contengan nitratos (como el tocino, los perros calientes, el salami, las carnes curadas).
Cebollas.

Síntomas
Las alteraciones en la visión o aura se consideran un “signo de advertencia” de que una migraña está por venir. El aura ocurre en ambos ojos y puede involucrar cualquiera de los siguientes aspectos:

Un punto de ceguera temporal
Visión borrosa
Dolor ocular
Ver estrellas o líneas en zig zag
Visión de un túnel
Otros signos de advertencia abarcan: bostezar, dificultad para concentrarse, náuseas y problemas para encontrar las palabras adecuadas.

No toda persona que padece migrañas presenta un aura. Aquellos que sí normalmente experimentan una alrededor de 10 a 15 minutos antes del dolor de cabeza. Sin embargo, un aura puede ocurrir simplemente desde unos cuantos minutos hasta 24 horas antes. No siempre un dolor de cabeza sigue a un aura.

Las jaquecas pueden ser sordas o intensas. El dolor puede sentirse detrás del ojo o en la parte posterior de la cabeza y el cuello. Para muchos pacientes, los dolores de cabeza empiezan en el mismo lado cada vez. Los dolores de cabeza normalmente:

Se sienten pulsátiles, palpitantes, que laten con violencia.
Son peores en un lado de la cabeza.
Comienzan como un dolor sordo y empeoran en cuestión de minutos a horas.
Duran de 6 a 48 horas.
Otros síntomas que se pueden presentar con los dolores de cabeza abarcan:

Escalofríos
Aumento de la micción
Fatiga
Inapetencia
Náuseas y vómitos
Entumecimiento, hormigueo o debilidad
Problemas para concentrarse, dificultad para encontrar palabras
Sensibilidad a la luz o al sonido
Sudoración
Los síntomas pueden persistir aun después de que la migraña haya desaparecido. Los pacientes con migraña algunas veces llaman a esto “resaca” migrañosa. Los síntomas pueden abarcar:

Sentirse embotado mentalmente, como que el pensamiento no es claro ni brillante.
Aumento de la necesidad de dormir.
Dolor de cuello.
Pruebas y exámenes
El médico puede diagnosticar este tipo de dolor de cabeza haciendo preguntas acerca de los síntomas y los antecedentes de migrañas en la familia. Se hará un examen físico completo para determinar si los dolores de cabeza se deben a tensión muscular, problemas sinusales o a un trastorno cerebral serio.

No hay ningún examen específico para comprobar que el dolor de cabeza sea realmente una migraña. Sin embargo, el médico puede ordenar una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro si nunca le han hecho una antes o si usted presenta síntomas inusuales con la migraña, incluyendo debilidad, problemas de memoria o pérdida de la lucidez mental.

Es posible que se necesite un EEG para descartar convulsiones. Igualmente, se podría realizar una punción lumbar (punción raquídea).

Tratamiento
No existe una cura específica para las jaquecas o migrañas. El objetivo es tratar los síntomas de la migraña de inmediato y prevenir dichos síntomas evitando o alterando los factores desencadenantes.

Un paso clave consiste en aprender a manejar las cefaleas tensionales en casa. Llevar un diario del dolor de cabeza puede ayudar a identificar los factores desencadenantes de éste. Luego, usted y su médico pueden planear cómo evitar estos desencadenantes.

Si padece migrañas frecuentes, el médico puede prescribirle medicamentos para reducir el número de ataques. Es necesario tomarlos todos los días para que sean efectivos. Estos pueden abarcar:

Antidepresivos como la amitriptilina o venlafaxina.
Medicamentos para la presión arterial, como betabloqueadores (propanolol, metoprolol) o bloqueadores de los canales del calcio (verapamilo).
Medicamentos anticonvulsivos como ácido valproico, gabapentina y topiramato.
Las inyecciones de toxina botulínica tipo A (Botox) también pueden ayudar a reducir los ataques de migraña si ocurren más de 15 días al mes.

TRATAR UN ATAQUE

Otros medicamentos se toman ante el primer signo de un ataque de migraña. Los analgésicos de venta libre como el acetaminofeno (paracetamol), el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico (aspirina) a menudo ayudan, especialmente cuando la migraña es leve. Sin embargo, tenga en cuenta que:

Tomar medicamentos más de tres días a la semana puede ocasionar cefaleas de rebote (dolores de cabeza que siguen reapareciendo).
Tomar demasiado paracetamol puede causarle daño al hígado y demasiado ibuprofeno o ácido acetilsalicílico (aspirin) puede irritar el estómago.
Si estos tratamientos no ayudan, consulte con el médico sobre medicamentos recetados, como aerosoles nasales, supositorios o inyecciones. El médico puede seleccionar de los diferentes tipos de medicamentos, como:

Triptanos, casi siempre recetados para detener los ataques de migraña.
Derivados del cornezuelo de centeno que contienen formas diferentes de ergotamina.
Isometepteno (Midrin).
Algunos medicamentos para la migraña constriñen los vasos sanguíneos. Si usted está en riesgo de sufrir ataques cardíacos o tiene cardiopatía, consulte con el médico antes de usar estos medicamentos. No tome cornezuelo de centeno si está embarazada o planeando quedar en embarazo.

Se administran otros medicamentos para tratar los síntomas de migraña y se pueden usar solos o junto con otros fármacos. Los medicamentos en este grupo abarcan:

Medicamentos antinauseosos
Sedantes como el butalbital
Analgésicos narcóticos
La matricaria es una hierba popular para las migrañas. Algunos estudios, pero no todos, apoyan el uso de esta hierba para el tratamiento de las migrañas. Si desea ensayarla, asegúrese primero de que el médico lo apruebe. Sepa también que los medicamentos herbarios que se venden en las droguerías y en las tiendas naturistas no están regulados. Consulte con un especialista en medicina natural al seleccionar hierbas.

El tratamiento con acupuntura consiste en la aplicación de las agujas tanto en zonas del cráneo como en áreas distales, se trabaja principalmente el hígado ya que de acuerdo con la medicina tradicional china este es la estructura que mas se afecta durante los eventos migrañosos, a su vez se estimula el riñón. El resto del tratamiento dependerá de la sintomatología de cada paciente.
Lográndose una gran mejoría y control de los eventos migrañosos.

A su vez, un masaje alrededor de la oreja simulando peinarnos hacia atrás, ayuda a relajar toda la zona y a disminuir el dolor, junto con respiraciones profundas.

Social Media Integration by Acurax Wordpress Developers
Visit Us On FacebookVisit Us On Google Plus