Arnica

arnica_0

Es una planta semileñosa con las hojas más anchas en la parte media; miden 20 cm de largo, están partidas de 3 a 5 lóbulos. Las flores de color amarillo están agrupadas en grandes cabezuelas muy vistosas.

Originaria de México y Centroamérica. Presente en climas cálido y semicálido entre los 100 y los 1200 metros sobre el nivel del mar. Asociada a vegetación perturbada de bosques tropicales.

Esta planta es utilizada para curar granos, llagas y heridas, en los estados costeños de Chiapas, Guerrero y Veracruz. Además, se le emplea contra otras afecciones de la piel, como sarna, barros, espinillas, para quitar la comezón. Se le ocupa también contra padecimientos de carácter respiratorio como tos, asma y bronquitis.

La cocción de las hojas en agua, es la forma más común de uso; contra el vómito se bebe como agua de tiempo; para calmar el dolor de estómago y cortar la diarrea se usa en forma de té, al igual que para aliviar el dolor de cabeza; se le emplea en baños cuando se siente dolor de cuerpo, hay contusiones, golpes o malaria; en éste último caso, también se puede tomar el té. Para curar granos, llagas o heridas se lava la zona afectada o se colocan las hojas machacadas.

Varias especies, como Arnica montana y Arnica chamissonis contienen helenalina, una lactona que es un ingrediente esencial en preparados antiinflamatorios por lo cual pueden usarse para tratar los golpes, la calentura, los calambres y las hinchazones. Además, se refiere que funciona como antiséptico.

Macerar sus flores en aceite de oliva es un remedio para muchas personas del campo contra los golpes con hematoma o torcedura.

La recolección tiene lugar después de la floración. Dada la toxicidad de la flor, conviene conservar solamente las hojas. Arnica montana se ha utilizado medicinalmente durante siglos, sin embargo no hay estudios científicos que demuestran su eficacia médica. Las raíces contienen derivados del timol, que se utilizan como fungicidas y conservantes. Se utiliza actualmente en la preparación de linimentos y pomadas utilizadas para torceduras, esguinces y contusiones. Los derivados del timol que se concentra en las raíces de las plantas han sido clínicamente probados como vasodilatadores efectivos de los capilares sanguíneos subcutáneos. La planta puede ser fumada en forma de sustancia negra de olor dulce y agradable. Las hojas reducidas a polvo son estornutatorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *