Síndrome de la Charnela

Clic para agrandar

Clic para agrandar

El papel de la Charnela dorso lumbar (C.D.L.) es muy desconocido en el
terreno de la patología vertebral común. Algunas razones pueden explicar la
Falta de atención en esta región:

1 – Los pacientes casi nunca presentan dolor en la zona dorso lumbar. Los dolores de los que es responsable, son todos referidos a distancia.
2 –Las lesiones degenerativas radiológicas de la charnela dorso lumbar
(T11 – T12 – L1) son bastante raras comparadas con las de la región lumbosacra.
3 – Solo un examen clínico atento y sistemático permite el diagnóstico al evidenciar un segmento vertebral doloroso a este nivel.

La causa habitual es un “Desarreglo Doloroso Intervertebral Menor” a nivel de los segmentos T11-T12, T12-L1, el más frecuente.
Excepcionalmente puede tratarse de una hernia discal, o patología grave (mieloma, metástasis…) La manifestación más frecuente de este “Síndrome de la charnela dorso-lumbar” es una lumbalgia baja que simula en todo una lumbalgia de origen lumbosacro o sacroilíaco, siendo esta su primera manifestación. Pero también puede manifestarse como dolores abdominales bajos pseudoviscerales, o dolores que simulan una bursitis trocantéra o, más raro, un dolor en zona púbica.
Estas manifestaciones pueden aparecer asociadas o aisladas.

Las manifestaciones dolorosas coinciden con la distribución de los nervios raquídeos correspondientes (T12, L1). Comprometidas con alteraciones tisulares reflejas, consecuencia de un “Síndrome céluloperiostiomialgico de origen vertebral” puestas en evidencia por el examen.

Biomecánica
La charnela dorso lumbar tiene características biomecánicas particulares. Transición entre la columna lumbar en la que el movimiento de rotación es casi inexistente y la columna dorsal en la que este movimiento de rotación es libre.
Anatómica y fisiológicamente, T12 es una vértebra intermedia, transicional, en el hombre y en la mayor parte de los cuadrúpedos. Puede ser T11 en algunos individuos. Esta vértebra transicional separa el segmento Cervicodorsal del segmento lumbosacro.
Las articulaciones superiores de T12 tienen la forma de las de las vértebras dorsales y las inferiores la de las vértebras lumbares. Hay pues una cierta ruptura de la armonía del movimiento que favorece las presiones padecidas en esta región. De alguna manera T12 es una vértebra charnela a través de la que se efectúan los cambios de posición en inflexión lateral, en flexión y en extensión, de dos segmentos
Sabemos que T11, T12, y L1 son asiento de fracturas-aplastamiento en caso de traumatismo, con una particular frecuencia. Cuanto menos, hay que remarcar, que esta zona de la charnela dorsolumbar, sometida a esfuerzos considerables, presenta pocas lesiones degenerativas, al contrario que la charnela lumbosacra.

Se debe principalmente a Lesiones degenerativas y alteraciones en los nervios raquídeos T12 y L1

EXAMEN DE LA CHARNELA DORSOLUMBAR

Solo el examen vertebral segmento a segmento y solo él pondrá en evidencia el dolor de uno o dos segmentos de la charnela dorsolumbar. Este dolor segmentario significa habitualmente la existencia de un “Desarreglo Intervertebral Menor” (D.D.I.M) a ese nivel.
El examen se hace con el paciente tumbado transversalmente en la camilla boca abajo, con un cojín bajo el vientre. Hay que estar atento y ser minucioso.
Examen segmentario
Se examina segmento tras segmento con maniobras que solicitan directamente las vértebras con el fin de provocar dolor y poner en evidencia un sufrimiento segmentario. Maniobras que son indoloras en un segmento normal. Dos de ellas son particularmente útiles en esta zona:
1. Presión lateral en las espinosas: con el pulgar o aún mejor con los dos pulgares superpuestos, efectuaremos presiones lentas apoyadas en cada. La maniobra se hace de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.
En el caso de un D.D.I.M., en general solo duele en un solo sentido: de derecha a izquierda en una lumbalgia derecha, y excepcionalmente al revés.

2. Presión-fricción en las articulares posteriores: Con el dedo medio e índice, se ejerce una presión-fricción apoyada y lenta recorriendo una línea paralela a la de las espinosas, a 1cm. de la línea media, en cada lado. No es dolorosa en los segmentos normales; pero, desvela un dolor preciso en la articulación posterior de un solo lado, en el segmento responsable del que sufre el paciente.

Examen radiológico
Normal en la mayoría de casos, o solo muestra lesiones degenerativas
Menores no significativas. No es raro apreciar la existencia de una antigua
fractura-aplastamiento de T12 o de L1 a menudo ignorada. Excepcionalmente, se aprecia una hernia discal o una patología orgánica grave: espondilodiscitis, mieloma, etc.

ASPECTOS CLINICOS DEL SINDROME C.D.L.
Son los síntomas que aqueja el paciente. Se corroboran por los datos del examen palpatorio.
La lumbalgia baja es el síntoma más frecuente. Puede asociarse a uno o varios síntomas más: dolor abdominal pseudovisceral, dolor de cadera, o dolor. Esta lumbalgia baja puede pasar a segundo plano si uno de los otros síntomas se hace dominante.

El Desarreglo Doloroso Intervertebral Menor (D.D.I.M.)
Partiendo de la constatación de que algunos dolores vertebrales comunes se alivian a veces inmediatamente con la manipulación.
El examen segmentario comparta las siguientes maniobras:
1) presión en la vértebra de afuera a adentro
2) presión lateral de derecha a izquierda, y después de izquierda a derecha
3) presión-fricción en las articulares posteriores
4) presión en el ligamento interespinoso.

Social Media Integration by Acurax Wordpress Developers
Visit Us On FacebookVisit Us On Google Plus