Dime que comes y te diré lo que sueñas


sueños

En muchas ocasiones nos pasa que, al dormir, tenemos pesadillas, sensaciones extrañas durante el sueño como caerse o volar, o hasta amanecemos mas cansados que la noche anterior. Estos fenómenos en muchas ocasiones pueden deberse a hábitos inadecuados antes de dormir, tales como ingerir gran cantidad de alimentos o comer alimentos pesados.

Es cierto, que el factor del estres influye demasiado, pero si nosotros le agregamos una alimentación inadecuada, estamos condenándonos a un ciclo sin fin de un sueño inadecuado.

Una de las primeras cosas que puedes hacer para evitar el insomnio es respirar lentamente y contar hasta que tu mente se pierda.

Pero, enfocándonos a la alimentación; evita las cenas copiosas antes de dormir, ya que cuando te vas a dormir tu cuerpo se encuentra a la mitad de la digestión y entonces estos procesos influyen en tus sueños y la otra al estar con el estomago en plenitud te costara mas trabajo respirar y por ende no llegara sangre suficiente a tu cerebro y esto te provocara un sueño pesado.

A su vez, hay ciertos alimentos que debes evitar o disminuir su ingesta antes de dormir para evitar que tu sueño se vea afectado. ¿Pero que mas podemos hacer para tener un sueño adecuado?

A continuación se presentan varias recomendaciones ante esta situación:

– Primero, evite el CAFÉ, si es posible del todo. Si no puede, que solo sean 2 tazas máximos antes de las 7 pm. Lo mismo debe hacer con el té negro, todo lo que contenga cafeína y aquellas bebidas terminadas en cola.

– NO abuse de los carbohidratos refinados como el azúcar, el alcohol y las harinas blancas. El exceso de consumo de grasas no es conveniente para esta situación.

– El aumento de serotonina en los circuitos nerviosos produce bienestar y relajación, y el triptofano es el precursor. El triptofano es un aminoácido esencial que regula los estados de ansiedad, insomnio, estrés y ayuda a que la serotonina controle el apetito exagerado mediante la saciedad. Algunos alimentos que contienen triptofano son: pastas, arroz, cereales, leche, yogur, huevos, soya, pollo, pavo, plátano y las leguminosas.

– La cena debe ser muy ligera —baja en proteína y alta en carbohidratos complejos— y debe ser ingerida dos o tres horas antes de acostarse, así se evita una sobrecarga de estímulos que el sistema nervioso puede recibir desde el aparato digestivo, reduciendo los sueños pesados y favoreciendo la función reparadora del mismo.

– El magnesio es un mineral muy necesario. Si este se encuentra deficiente en el organismo, se producen alteraciones nerviosas, sensación permanente de fatiga e insomnio. Ciertos alimentos con mucho contenido de magnesio son: dátiles, semillas, queso, hortalizas y cereales. Para cubrir esta necesidad diaria consuma una porción de hojas verdes o verduras al vapor añadiéndole algún alimento de los antes mencionados.

– Carne y leche descremada, fuente de vitamina B6, pues el bajo consumo de esta vitamina esta asociado con el insomnio.

– Incluya en su alimentación pescados, salmón, sardina, buena fuente de ácidos grasos omega 3.

– Semillas de girasol, linaza, sésamo y de calabaza, que proporcionan ácidos grasos omega 6.

Los dos anteriores tienen un efecto directo sobre los nervios del cerebro y un efecto indirecto sobre los neurotransmisores y otras sustancias necesarias para inducir el sueño.

– La carencia de hierro, además del magnesio, puede producir insomnio; consuma cereales integrales, hojas verdes, pollo sin piel, lentejas, frijoles, ciruelas secas y pasas.

– Media hora antes de dormir, tome melatonina; en el transcurso del día, tome té de valeriana y de manzanilla.

– Ejemplo de una cena para mujer: media taza de frijoles, media taza de requesón o yogur, dos rodajas de pan integral, medio plátano sin freír, té de manzanilla o de valeriana .Recuerde que la cena es dos o tres horas antes de dormir.

Para finalizar, realice media hora de ejercicio diario, cinco veces a la semana y que no sea por la noche.

 

Si sigues estas medidas tu sueño mejorara, pero en caso de continuar con el insomnio u otras alteraciones, puedes probar con ejercicios como el yoga o con terapias alternativas, la acupuntura, la gemoterapia o la auriculoterapia, por ejemplo.

One Response to Dime que comes y te diré lo que sueñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *