Triste o realmente deprimido

 

 

En algún momento de tu vida, habrás dicho padezco depresión o puede que en este momento estés cursando con este sentimiento.

Aún asé, es importante aprender a diferenciar entre la tristeza y la depresión, para evitar autosugestión o lo peor aun, que una persona se automedique para sentirse mejor, así como por el contrario, una persona puede pasar por depresión necesitar un tratamiento para sobrellevar este estado.
300px-Sépulcre_Arc-en-Barrois_111008_12

Resulta muy importante diferenciar un simple episodio de tristeza de una depresión. La principal diferencia, es que la tristeza suele tener un factor desencadenante, por ejemplo una ruptura, perdida de un familiar, perdida de un empleo; en pocas palabras la tristeza tiene un agente causal que se puede identificar mientras que la depresión, el paciente puede llegar a referir que no sabe que le causa la situación, ya que sabe que no hay razones para estar triste y esto le ocasiona frustración.

Para sobrellevar la tristeza basta con reflexionar sobre el problema que ha producido que la persona se sienta mal, y tratar de solucionar el mismo. Si no resulta posible, el objetivo consistiría en resignarse. Si se trata de un estado de duelo, lleva un tiempo reponerse, pero después de un proceso se recupera la ilusión por vivir, y también las ganas de retomar las actividades cotidianas y hobbies.

Si ocurre justamente lo opuesto, existen motivos para que salten las alarmas. Cuando no se logra establecer la razón de que alguien se sienta desolado, y pasan los meses y se sigue igual, conviene plantearse que podría haber aparecido la depresión. Se puede recurrir a diferentes test, como la Escala de Ansiedad y Depresión de Goldberg (el más utilizado), que ayudan a establecer si se necesita ayuda profesional. Consiste en una serie de preguntas sobre el estado del sujeto a evaluar. Existen indicios de que se padece un desorden anímico cuando se contesta afirmativamente a varias preguntas sobre si se siente desinterés por las cosas, falta de autoconfianza, dificultad para concentrarse, pérdida de peso e insomnio, entre otras cuestiones.

Si se sabe diferenciar entre una simple tristeza y un problema más grave,depresion resulta bastante sencillo estar seguro de cuándo se necesita acudir al facultativo. Por regla general, ante la duda conviene pedirle una cita, pues su reconocimiento siempre proporciona una mayor tranquilidad.

Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company
Visit Us On FacebookVisit Us On Google Plus