Depresión y Acupuntura

Si una persona decide intentar superar un estado depresivo con la ayuda de la medicina china le sorprenderá que el médico no se interese por los contenidos vivenciales del problema, sino que se fijará en detalles para nosotros nada significativos, como puede ser por ejemplo si la depresión se agrava en otoño, en invierno o en primavera.

__1364828741

Y es que para la medicina de la China antigua el desánimo es también un trastorno energético, de manera que, sean cuales sean los contenidos mentales con los que la persona viva aquella depresión, sea cual sea su “causa”, el médico ve un bloqueo o una congestión del qi o energía.

Dado que nos hemos acostumbrado a vivir con una gran tensión, esta acción de la acupuntura se pone de manifiesto en la mayor parte de los tratamientos, aunque sean por problemas que nada tienen que ver con el estado emocional. El beneficio es tan notorio que muchas personas acaban apreciando más esta recuperación del ánimo, una olvidada sensación de bienestar, que la desaparición de la alergia, el dolor de espalda o lo que sea que haya motivado la consulta. Este “efecto secundario” de la acupuntura es todavía más valioso en el caso de enfermedades graves, ya que no sólo un buen ánimo hace menos penoso el camino, sino que contribuye, a veces decisivamente, a la recuperación de la salud.

feliz

Este fenómeno se da, en mayor o menor medida, en todas las medicinas holísticas, dependiendo de la técnica y de la pericia del profesional. Y, de hecho, todos los profesores de yoga, tai qi o meditación pueden dar fe de cómo estas técnicas mejoran el ánimo de quienes las practican.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *