¿Que son los miomas uterinos?

Los miomas son tumores benignos que se forman a consecuencia de una proliferación alterada de las fibras musculares del miometrio (capa muscular del útero), y constituyen la neoplasia benigna más frecuente del aparato genital femenino.

Los miomas pueden ser asintomáticos, por lo que no se tiene certeza de su incidencia real, pero se estima que los presentan una de cada cuatro mujeres en edad reproductiva, llegando a afectar al 20-40% de las mujeres mayores de 30 años.

La miomatosis uterina suele diagnosticarse en la tercera y cuarta década de la vida. Los miomas son muy raros antes de la pubertad, y después de la menopausia no suelen aparecer nuevos miomas y, los que tenga la paciente en ese momento, probablemente disminuirán de tamaño, aunque no desaparecen. Si crecen después de la menopausia es señal de que se está produciendo una degeneración secundaria, que en algunos casos (los menos) podría ser una transformación tumoral maligna.miomas

Síntomas

Dependen de la localización, el tamaño y la dirección de crecimiento del mioma. Aproximadamente en la mitad de los casos son asintomáticos y no constituyen ningún riesgo para la mujer. En el resto de mujeres, estos suelen ser los síntomas que presentan:

– Menstruaciones abundantes y/o prolongadas, con presencia de coagulos.

– Anemia dependiendo de la cantidad de sangrado

– Cólicos de moderados a intensos

– Dependiendo del tamaño puede afectar al recto, vejiga, uréteres e intestino ocasionando molestias al orinar, incontinencia urinaria y estreñimiento.

– Esterilidad por compresión de las trompas de Falopio, aunque es raro

– Impiden la implantación del ovulo, dependiendo del tamaño

menstrualcramps1

El diagnostico se basa en los síntomas de la paciente, la palpación de los miomas y en el ultrasonido.

Tratamiento de los miomas

Ante la presencia de miomas, se suele instaurar tratamiento en los siguientes casos:

  • Cuando dan síntomas.
  • Cuando tienen un tamaño muy grande (más de 6 cm de diámetro).
  • Cuando crecen rápidamente.

Los miomas que no producen clínica y que son de pequeño tamaño no requieren ningún tipo de tratamiento y solamente es necesario realiizar controles cada seis meses.

Tratamiento médico

Se emplean tratamientos hormonales para reducir el tamaño de los miomas y disminuir temporalmente los síntomas. Como los estrógenos influyen en el incremento del tamaño de los miomas, se induce mediante fármacos un estado similar al de la menopausia.

El tratamiento con agonistas de la GnRH dura entre tres y seis meses y consigue reducir el volumen de los miomas entre un 30 y un 60%, y alrededor de un 50% el volumen uterino. Sin embargo, a los tres o cuatro meses los miomas recuperan su tamaño inicial, por lo que el tratamiento está indicado antes de la cirugía, para facilitar la misma gracias a la disminución del tamaño de los miomas, y en mujeres perimenopáusicas, a las que se alivian los síntomas en espera de la menopausia.

Para disminuir síntomas como la hemorragia se utilizan progestágenos, y anticonceptivos orales. Para el dolor se administran antiinflamatorios no esteroideos.

Tratamiento quirúrgico de los miomas

En la actualidad, los progresos de la cirugía endoscópica han modificado espectacularmente las técnicas quirúrgicas en los tratamientos de estos tumores, mejorando los resultados y disminuyendo el periodo de recuperación.

Resección histeroscópica

Es el procedimiento de elección, sobre todo en mujeres jóvenes, y en aquellas que quieran conservar la función reproductora; además, el postoperatorio es rápido, y la estancia hospitalaria suele ser inferior a 24 horas si no hay ninguna complicación (como hemorragias o perforaciones). También hay que tener en cuenta que deja el útero restaurado, sin cicatrices, de manera que pueda recuperar la capacidad funcional.

Operaciones laparoscópicas

La vía laparoscópica permite realizar extracciones de los miomas y coagulación de los mismos en casos similares a los descritos en la resección mediante histeroscopia, y también permite realizar histerectomías (extracción del útero), e histerectomías vaginales, en aquellos casos en los que la paciente tenga el deseo reproductivo cumplido.

Cirugía tradicional

Mediante una incisión y abertura en el abdomen o la vagina se procede a la extracción de los miomas.

Tratamiento alternativo

Los tratamientos alternativos son recomendados para aquellas pacientes que no desean tomar hormonas o quieren evitar la cirugía, aunque también dependerá del tamaño de los miomas y de los síntomas que tengas.

Puedes acudir a terapias de acupuntura, homeopatía, reiki, aromaterapia, reflexología, herbolaria, etc.

Recuerda que ante todo tratamiento que decidas tomar debes consultar con tu medico y aclarar todas tus dudas.Fotolia_5535298_XS-350x233

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *