Obesidad Infantil

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles conexas son en gran medida prevenibles. Se acepta que la prevención es la opción más viable para poner freno a la epidemia de obesidad infantil, dado que las prácticas terapéuticas actuales se destinan en gran medida a controlar el problema, más que a la curación. El objetivo de la lucha contra la epidemia de obesidad infantil consiste en lograr un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida.

obesidad1

Recomendaciones generales

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos;
  • Reducir el consumo de alimentos chatarra
  • Mantener la actividad física: un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada o vigorosa que sea adecuada para la fase de desarrollo y conste de actividades diversas. Para controlar el peso puede ser necesaria una mayor actividad física.

obesa

Es mejor empezar el proceso de adelgazamiento paulatinamente, con pequeños cambios, para construir – y consolidar – poco a poco unos hábitos alimenticios saludables y un estilo de vida activo. Si aplicas los siguientes pasos, ayudarás a tus hijos a perder peso y, lo que es también muy importante, a acostumbrarse a y disfrutar de una vida sana.

Eliminar calorías.
Hay que recordar que en general, medio kilo de peso corporal equivale a unos 3500 calorías. Esto quiere decir, que si su hijo toma 300 calorías (cuatro galletas, una ración de patatas fritas, una hamburguesa pequeña, seis nuggets de pollo…) extra al día, en tres semanas habrá ganado un kilo. No se debe poner un niño a régimen sin la ayuda de su pediatra. Pero sí se puede reducir su consumo de calorías, y más todavía en el caso de los niños mayores y adolescentes.

Beber menos calorías
La mayoría de los niños beben demasiadas calorías. Cuando se tiene sed, lo mejor es beber agua. Pero hoy en día tendemos a abusar de los zumos de frutas, yogures líquidos, batidos, zumos con leche, botes de refrescos….. Todos estas clases de bebidas suelen tener mucho azúcar y por lo tanto engordan mucho. Elimina las bebidas con un alto contenido de azúcar y calorías a favor de leche desnatada, agua y refrescos light (sin abusar).

Comer menos comida basura
A pesar de que sitios de comida rápida han empezado a ofrecer alternativas supuestamente más sanas (ensaladas varias, pescado….), lo cierto es que estos sitios deben su éxito a la oferta de comida rápida con sabor estándar (conseguido, por cierto, a través de laboratorios y no de materia prima de calidad). Si llevamos a nuestros hijos a este tipo de restaurante, lo normal es que elijan un happy meal, o – si son mayores – una hamburguesa con patatas fritas, llenos de calorías y muy poco nutritivos. No hace falta que renunciemos de todo este tipo de comida, pero es mucho mejor para todos si empezamos a ofrecérselo en casa. Las hamburguesas con ternera picada sin grasa y pan integral, las pizzas caseras con quesos bajo en grasas, las patatas asadas rellenas de ingredientes nutritivos….. además de tener mejor sabor, sin duda suponen una alternativa mucho mas saludable.

obesidad-infantil

Una lista de compra más sabia
Aunque no podamos tener control sobre lo que coman nuestros hijos fuera de casa, todavía estamos a tiempo para enseñarles buenos hábitos puesto que pasan más horas en el hogar que en cualquier otro sitio. Hay que replantear su lista de compra, apostando por alimentos sabrosos y sanos y rechazando los alimentos “fáciles” como galletas, dulces, patatas fritas,bollos, petit suisse, frutos secos…. Si no hay alimentos que engordan en la despensa, nadie en nuestra familia podrá comerlos habitualmente. Piensa en alternativas, prepara meriendas a base de bocadillos con poco pan y mucho jamón York y lechuga, yogures desnatados, cereales bajo en azúcar, fruta, quesos bajo en grasa…..

Aspirar a una vida más activa
Fuera gameboy, playstation, televisión…. La mayoría de los pasatiempos modernos no exigen ningún esfuerzo físico de nuestros hijos, y eso contribuye a la obesidad infantil. Hace años el sitio de ocio y juego era la calle. Partidos improvisados y callejeros de fútbol, baloncesto, carreras, polis y cacos, la comba, patines….. Busca un deporte para tus hijos, apúntelos a un equipo de fútbol o baloncesto. Aprovecha la fama de deportistas para alentarlos a practicar algún deporte. Si no hay posibilidad de apuntarles en un equipo, cómprales una bici, un monopatín. O simplemente ir a pasear media hora diariamente con ellos. Cuanto más obeso sea el niño, más intentará evitar el esfuerzo físico porque le cuesta cada vez más moverse y también le da vergüenza su obesidad. Organiza vuestro tiempo libre para que esté obligado a realizar algún tipo de ejercicio, aunque solo sea pasear contigo, sacar al perro, ir a comprar…. una vez al día.

obesidad-infantil-y-actividad-fisica

 

Lo mas importante es tener estilos de vida saludable, con los niños hay que evitar las dietas restrictivas ya que se encuentran en pleno desarrollo, y este tipo de dietas pueden alterar su metabolismo de manera grave. Si van a iniciar una dieta, que sea supervisada por un medico o nutriólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *