Acupuntura y Cálculos en la Vesícula Biliar (Litiasis Biliar)

Las piedras en la vesícula (cólico biliar, litiasis biliar) son causadas por el depósito progresivo de colesterol o proteínas en la vesícula biliar o en el conducto biliar. El cólico biliar (colelitiasis del griego chole = vesícula biliar, lithos = cálculos) es la dolencia más frecuente y peligrosa de la vesícula y del conducto biliar.

Cálculos en Vesícula Biliar

Cálculos en Vesícula Biliar

Casi todas las enfermedades de los conductos biliares están relacionadas con la aparición de cálculos en su sistema de drenaje. En los países occidentales industrializados, entre el 10 y el 15% de las personas adultas padecen esta dolencia, aunque sólo el 25% de los afectados manifiestan su clínica. Esta patología es más frecuente en mujeres que en hombres. Entre los factores de riesgo se encuentran, principalmente, la obesidad y los altos índices de albúmina.

El síntoma más característico de las piedras en la vesícula es un dolor agudo en la región derecha del epigastrio llamado cólico hepático. Este síntoma puede acompañarse de náuseas. El diagnóstico de la litiasis biliar se realiza a partir de la clínica que refiere el paciente y pruebas de imagen como la ecografía.

Los cálculos biliares suelen aparecen por causa de alguna alteración metabólica de la bilirrubina, del colesterol o de algún ácido biliar. Los cálculos biliares se pueden diferenciar en tres tipos según su composición:

  • Cálculo de colesterol: los cálculos de colesterol están formados por colesterol en más de un 70%. En los países industrializados constituyen el tipo de litiasis biliar más frecuente (cerca del 70%). Estos cálculos son de color amarillo y pueden llegar a ser tan grandes como un hueso de cereza. Su aparición está relacionada con la alimentación.
  • Cálculos pigmentarios: cerca del 20% de los cálculos se componen de sales cálcicas de pigmentos biliares y de bilirrubina. Su núcleo suele contener colesterol, en el que se depositan pigmentos biliares (bilirrubina) en forma de bilirrubinato de calcio. Normalmente, suelen ser tan grandes como un grano de arena y aparecen en grandes cantidades. Su color es marrón o negro y su consistencia es blanda. A menudo, los cálculos biliares marrones están relacionados con sobreinfecciones en la vesícula biliar y en los conductos biliares. Los cálculos pigmentarios no están relacionados con los hábitos alimenticios.
  • Cálculos mixtos: tanto los cálculos de colesterol como los pigmentarios pueden llegar a calcificarse durante los procesos inflamatorios. El resultado es una mezcla de colesterol, pigmentos y calcio. Los cálculos mixtos están compuestos por la suma de colesterol, pigmentos biliares y calcio. En estos cálculos, el contenido de colesterol se sitúa entre el 30 y el 70%. Frecuentemente, estos cálculos pueden tener distintos colores. Aproximadamente, en el 10% de los pacientes los cálculos biliares se calcifican en su evolución.

Incidencia

Entre el 10 y el 15% de la población de los países industrializados desarrolla cálculos biliares alguna vez en la vida. Sin embargo, sólo cerca del 25% de estos pacientes muestra síntomas de la enfermedad y, por ese motivo, la patología suele estar infra diagnosticada.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor fuerte y continuo en la parte superior del abdomen que aumenta de intensidad rápidamente y que puede durar desde 30 minutos hasta varias horas
  • Dolor en la espalda entre los omóplatos
  • Dolor en el hombro derecho
  • Náusea
  • Vómito
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Ictericia
  • Sentirse abotagado
  • Intolerancia a los alimentos grasos
  • Eructos o gases
  • Indigestión.

Las personas que sufran los siguientes síntomas deberían consultar a su médico inmediatamente:

  • Sudor
  • Escalofríos
  • Fiebre leve
  • Color amarillo (ictericia) de la piel o del blanco de los ojos
  • Heces del color de la arcilla.

Algunas personas con cálculos en la vesícula biliar no presentan ningún síntoma. Estos cálculos reciben el nombre de “cálculos silenciosos” porque no afectan al funcionamiento normal de la vesícula biliar, el hígado ni el páncreas y en la mayoría de los casos no necesitan tratamiento.

Los síntomas de los cálculos en la vesícula biliar pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos como un ataque al corazón, apendicitis, úlceras, síndrome del intestino irritable, hernia de hiato, pancreatitis o hepatitis. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA
a) Dannangxue (Extra.), Estómago 36 y Vesícula Biliar 34: aumentan la contractibilidad de la vesícula biliar.
b) Estómago 36, Vesícula Biliar 34 y Hígado 3: pueden no solo frenar sino hacer disminuir la presión de la vía biliar después de la inyección de morfina. Son ideales para tratar las enfermedades agudas de las vías biliares causadas por el espasmo del esfínter de Oddi.
c) Vesícula Biliar 34 y Vesícula Biliar 24: aumentan el peristaltismo coledociano; aumentan la secreción de bilis en los enfermos afectos de litiasis biliar.
Hígado 14 y Vesícula Biliar 24: provocan una fuerte contracción del esfínter de Oddi, seguido de una relajación después del cese de la estimulación.
Para colesterol y Triglicéridos es el mismo Tratamiento  ya que el 90% de los cálculos son de Colesterol
5elementos_g
TRATAMIENTO CON AURICULOTERAPIA
Shen Men:Semilla
Vesícula Biliar: Tachuela se hace sangrar
Hígado: Tachuela
Punto Cero: Tachuela
Sub córtex: balín de Plata
Abdomen: Tachuela
Plugin for Social Media by Acurax Wordpress Design Studio
Visit Us On FacebookVisit Us On Google Plus